1/1

Casa Foa 

EL QUIEBRE BAJO NUESTROS PIES

reflexiona sobre la tierra en perpetuo movimiento, una danza geológica que proyecta un hilo conductor de nuestra tierra pasada y presente. 

 

Un llamado a entender a la tierra en su peligro y en su magia e intentar cambiar el concepto humano sobre la dimensión del tiempo, comprender que nuestros segundos son millones de años en la naturaleza.

Solo así podremos entender la magnitud de los cambios y la importancia del proceso evolutivo que comienza después de cada transformación.

 

Esta obra es una instalación sobre el suelo para ser interactuada, contemplada y vivenciada, que se caracteriza por una caótica coexistencia de espacios absolutamente controlados, al lado de nuevas tierras incógnitas que funcionan con otra lógica. 

Las piezas irregulares que conforman la instalación forman en sí mismas la obra y la vivencia del espectador sobre ella la complementa, la resuelve conceptualmente, ya que al caminar sobre ella reconoce su fragilidad haciendo referencia a la idea humana de estar  a un paso del quiebre.

 

Como habitantes urbanos cada vez estamos más distanciados del suelo natural, la cotidianidad de caminar en la rigidez hace perder el sentido de sentir la vida que existe bajo nuestros pies y reconocerlo dentro de su fragilidad, invita a caminarlo con conciencia y comprender que la realidad está constituida por presencia y ausencia, por elementos que se manifiestan y otros que se esconden, pero que siguen estando ahí.

 

El quiebre como un trazado rebelde, donde la vida vuelve a resurgir con los contrastes más bellos que el paisaje pueda expresar representando una identidad, una huella en nuestras vivencias.

MEDALLA DE ORO AL PAISAJISMO MERCEDES MALBRÁN DE CAMPOS
2019